mayo 24, 2005

SITUACIÓN ACTUAL DEL PUEBLO PALESTINO.

Queridos hermanos y compañeros, muy buenas tardes. Antes de comenzar, quisiera entregar, a nombre del Partido Comunista de Chile, de su Secretaria General, la Cra. Gladys Marín y de su Comité Central, un afectuoso y revolucionario saludo a todos los que se reúnen hoy aquí para tratar un tema que no solo atañe al pueblo palestino sino que constituye una espina clavada en el corazón y en la razón de cuantos luchamos por un mundo justo, igual y fraterno, en donde nadie sobre y en donde todos tengamos un lugar en absoluta dignidad. Quiero saludar también, y muy especialmente a todos aquellos judíos esparcidos por la tierra que han ayudado a trazar la línea que divide a su religión de la infamia del Gobierno de Shaaron y del terrorismo de estado de Israel. Traigo, para todos ustedes y para los que no están acá, los deseos de éxito y de logros concretos de mi partido y a título personal, traigo la esperanza de un palestino cualquiera de que seamos capaces de contribuir significativamente a la construcción de este mundo que tanta falta nos hace.

En este primer panel acerca de la situación actual del Pueblo Palestino, no quisiera detenerme en una auditoria de víctimas, de casas destruidas, de niños asesinados o de asesinatos selectivos de los dirigentes palestinos. Bastante tenemos ya de violaciones a los derechos humanos en todo el mundo y en particular en Palestina. Bastante sabemos de eso como para perder el tiempo en tratar de recaracterizar o resignificar algo que ya todo el mundo conoce.

Por lo mismo, quiero referirme a otro aspecto de la situación actual de los palestinos que me parece tan delicada como la situación humanitaria que se vive en Medio Oriente. Me refiero al doble estándar que lo rodea, a la hipocresía de gran parte de la comunidad internacional; una hipocresía y un doble estándar que como organizaciones comprometidas con la promoción y el rescate de los derechos humanos en el mundo, no hemos sido capaces de desenmascarar y mucho menos de contrarrestar. Quiero referirme a esto y deseo partir pidiendo disculpas si a alguien incomodo pero trataré de ser cortés dentro de mi honestidad.

Hoy no importa lo que haga o lo que diga el pueblo palestino o sus líderes. Hoy no importa cuantas concesiones hagan. Hoy no importa a cuánto, de sus derechos históricos, estén dispuestos a renunciar para lograr la paz, pues la paz no tiene cabida en el actual contexto social, económico y político global.

Sharon tiene claro lo que desea y EEUU requiere de conflictos regionales para reimpulsar su economía devastada por un modelo que se basa en la explotación del hombre por el hombre y en el zojusgamiento de unos pueblos por otros. Es una historia larga, de miles de años. Han cambiado los actores pero el fondo sigue siendo el mismo.

El discurso globalizante del neoliberalismo ha convencido a gran parte del mundo de que no existe alternativa a este mundo injusto. Incluso la social democracia internacional se ha desplazado de tal manera hacia la derecha, que en Israel es la que legitima el gobierno extremista de Sharon quedándose en el gobierno con la excusa de mediatizar las posibles consecuencias de un gobierno unitario del Likud.

De la misma manera se da en el mundo entero, incluso en el mundo árabe, un discurso hipócrita que es absolutamente funcional al proyecto sionista. En América Latina los mismos países que fueron capaces de impulsar una resolución condenatoria hacia cuba, que es un país cuya dignidad y camino propio, le ha permitido mostrar los mejores índices de desarrollo humano a nivel latinoamericano y mundial, codeándose con los países desarrollados; ni siquiera han sido capaces de llamar a informar a los embajadores de sus países en Israel, muchos de los cuales funcionan incluso como dobles agentes ya que por profesar la religión judía en los países en donde nacieron ellos y sus abuelos, gozan de la nacionalidad israelí y, al mismo tiempo, son los encargados de informar a los países de la comunidad internacional de la realidad del conflicto Israelo-Palestino.

Nos encontramos ante una comunidad internacional que no duda en tratar de instalar en el imaginario colectivo, un empate moral entre la Ocupación Israelí y la Resistencia Palestina. Nos encontramos ante una comunidad internacional que sitúa interesadamente, el inicio del conflicto solo después de la partición de Palestina en 1947, como si la historia previa no jugara ningún rol en la configuración de la situación actual.

Esa comunidad internacional se confunde y trata a los palestinos como si fuéramos una proyección del nazismo o de los progromos de la Rusia zarista y continúan considerando a los sionistas como representantes de los todos los judíos del mundo, nada más alejado de la realidad. Los pueblos del mundo poco conocen de la historia real y son prisioneros de las cadenas de la ignorancia que promueve la tremenda maquinaria de desinformación internacional liderada por la organización sionista mundial por las grandes transnacionales de la información. Se han hecho parte de la solicitud universal de no trasladar el conflicto fuera de la región pero toleran por omisión que jóvenes y personas de todas las nacionalidades, solo por profesar la religión judía y por reconocerse a ellos mismos como sionistas, viajen a realizar el servicio militar a Israel, repriman asesinen palestinos y le envíen dinero a Israel desde las economías de todo el mundo, a través de los bonos del tesoro que manejan las embajadas de Israel y que van dirigidas a inversiones de infraestructura que liberan recursos para continuar la ocupación y proyectar sobre Palestina el proyecto sionista.

Hoy la situación del pueblo palestino es de un absoluto abandono por parte de la comunidad internacional que ha reaccionado con una indolencia y una tolerancia cómplice del gobierno de Shaaron y bajo este modelo totalitario de crecimiento económico y de concentración de la riqueza, no existe posibilidad de establecer una paz justa en la región.

La lucha del pueblo palestino no tiene vías de solución en soledad, debe volver a hermanarse con las luchas de todos los pueblos del mundo por resistir la prepotencia descarnada de EEUU y sus aliados en el mundo. La lucha del pueblo palestino es hermana de la lucha de Cuba por su derecho a definir su propio camino hacia el desarrollo, es hermana de la lucha de Colombia por el establecimiento de una sociedad justa para todos, es hermana de la lucha de Venezuela por diseñar un camino propio, es hermana de la lucha del Frente Polisario en Sahara Occidental y del Pueblo Mapuche en Chile, del pueblo de Chiapas en México y de los trabajadores de todo el mundo que aspiran a terminar con un sistema que requiere de la guerra para proyectar hacia el futuro la dominación de unos sobre otros, lo que queda de manifiesto en la subordinación lamentable de los países de América Latina y de otras latitudes a la política exterior norteamericana expuesta en el documento de Santa Fé IV. Estos países han sacrificado la política de los principios y la han reemplazado por una política basada en los intereses económicos, en lograr tratados de libre comercio que solo benefician al gran capital y a las transnacionales, en comprar aviones de guerra para quien sabe que nuevo conflicto. Estimados hermanos y compañeros, un avance importante lograremos cuando nos demos cuenta que sin lugar a dudas... todos somos palestinos.

Hoy la situación del pueblo palestino es prisionera de discursos ideológicos que se debaten entre la promesa de un dios en el que no todos creen y que, por lo tanto, no tienen el deber de reconocer, y otros dioses, incluidos el dios del dinero, que luchan entre ellos por establecer quién tiene el derecho a expropiar a otro. Hoy el pueblo palestino se debate entre la creencia en la tierra prometida, en que bienaventurados son los pobres porque verán a dios, o en la existencia de un paraíso más allá de la muerte. Todas esas declaraciones cierran el camino a la paz que solo puede construirse entre iguales, sin pueblos elegidos y sin derecho a vivir de los que otros trabajan.

Hoy se hace necesario la unidad de los trabajadores palestinos e israelíes, para avanzar en ambas sociedades hacia la construcción de una realidad nueva, capaz de superar los discursos ideológicos que provienen de las religiones, y establecer dos estado que serán, sin duda, la base de una futura unidad en un estado, que independiente de su nombre, velará por la igualdad, la libertad y la fraternidad de todos los trabajadores del mundo.

Hoy se hace necesario la democratización del mundo entero y la superación universal de este estado de cosas. Se hace necesario una democratización del mundo árabe que con el arma del petróleo podría poner fin al drama del pueblo palestino en menos de lo que cualquiera puede imaginarse, si de verdad existiese voluntad política e independencia. Se hace necesario democratizar las instituciones palestinas en todas partes del mundo y asumir con absoluta claridad, la verdadera dimensión del problema. Asumir con claridad de qué lado del mundo está la causa palestina, asumir de verdad que este no es un problema religioso ni un problema solamente nacional, es un problema que guarda relación con la necesidad universal de superar cualquier forma de apropiación del producto del trabajo de unos hombres por otros, sin importar su nacionalidad, su religión o sus creencias políticas.

Quiero terminar citando una frase de un documento del hermano Partido Comunista de Israel que he traído para compartir con ustedes que plantea que “No habrá término al baño de sangre mientras la causa principal de la violencia y destrucción no sea atacada, esta es el continuo dominio de Israel sobre los territorios Palestinos Ocupados”.

Quiero terminar comprometiendo al partido comunista de Chile a todos a cada uno de sus militantes a permanecer junto al pueblo palestino hasta la consecución de todos sus derechos inalienables que incluyen el retorno, la autodeterminación y la construcción de un Estado Palestino Independiente, Laico y Democrático en Palestina, con Jerusalén por Capital.

5 Comments:

At 12:56 p. m., Blogger mirledis said...

Repasé cada una de sus palabras. De veras es una buena causa y muy buen comentario.

 
At 5:01 p. m., Blogger ♥.:。✿*゚ѕιℓνєяѕтαя.:。✿*゚♥ said...

grax lo nesesitava para una tareA (:

 
At 7:30 a. m., Blogger Justo andres jimenez said...

esto sea convertido en la 3ª gerra mundial,por ke el capitalismo a perdido el control(sus gobiernos corruptos)es cuando estos alzan al facismo para oprimir al pueblo el cual no acepta,por ke ya no existe esa ignorancia de la siempre sean aprovechado tal capitalismo.

 
At 7:41 a. m., Blogger Justo andres jimenez said...

el genocidio ke el facismo de Israel llevando a cabo en Palestina esta inducido por Estados Unidos,ONU.por ke no permiten ningun pais este al margen de ninguna alianza,por lo ke esto conlleva.

 
At 12:15 p. m., Blogger Unknown said...

No entiendo porque Los Judios Pelean,expandiendo el territorio entregado por la ONU en 1948?
Si ellos abandonaron ese terreno por mas de 1900 años y nunca volvieron a reclamarlo por ese tiempo?
Ademas ellos pidieron estar en continuas guerras y matanzas, al condenar y matar a Jesus hijo de su Dios y nuestro. que mas esperan?
Leen la tora pero no la practican
Creen que con el poder del Dinero pueden manipular y Conseguir todo. Sean Humildes y Honestos y el mundo los apreciaran , porque si son trabajadores.

 

Publicar un comentario

<< Home